Hermanos creyeron que un menor les había robado el TV, lo torturaron y asesinaron…

¡Comparte esta noticia!


El chico tenía 16 años y parece que lo confundieron. Lo desnudaron, le pegaron con armas, lo patearon, le cortaron las orejas con alicate y lo arrastraron tres cuadras atado al auto. Los cuatro hermanos, se entregaron tras intento de fuga.

Alan Nahuelmilla tenía 16 años y murió este fin de semana después de haber sido torturado durante al menos tres horas en una casa de Comodoro Rivadavia, en Chubut. Por el hecho, se entregaron cuatro hermanos que creían que el chico, les había robado un televisor.
La víctima y otro adolescente, de 19 años, fueron secuestrados y llevados hasta una vivienda de la calle Los Duraznos al 1.600, pero quien recibió la peor parte del castigo fue Alan. Lo desnudaron, lo mojaron, le pegaron con armas, lo patearon en los pulmones, le cortaron las orejas con un alicate, lo ataron a un auto y lo arrastraron por tres cuadras para abandonarlo en la calle.

Aberrantes torturas

Cuando se cansaron de lastimarlos, los liberaron y así fue como el chico llegó, ya prácticamente agonizando, hasta la casa de un tío. Se desmayó en el patio y a las pocas horas, murió en el hospital. Su amigo, que también fue golpeado, quedó internado en observación pero se recupera favorablemente.
El juez Alejandro Soñis dijo que nunca vio algo semejante en siete años de trabajo en la jurisdicción.

Según la fiscal Camila Banfi, los imputados registraron todas las torturas en video y al sobreviviente lo liberaron después de 8 horas de haberlo golpeado y bajo la amenaza de que no denunciara.
La fiscal pidió al periodismo que no se publiquen los rostros de los cuatro imputados para no entorpecer la rueda de reconocimiento y optó por referirse al testigo principal y sobreviviente de las torturas con las iniciales de B.G. ante la repercusión mediática.

Te puede gustar:  Anunciaron la nómina de 40.000 para el nuevo Procrear destinado a jóvenes

Los atacantes

Marcelo Fabian Ibáñez, Sebastián Iván Ibáñez, Ángel Ibáñez y Kevin Ibáñez se entregaron en las últimas horas después de un fallido intento de fuga y pasarán en prisión preventiva los siguientes cuatro meses, consignó El PatagónicoLa hipótesis que se maneja hasta el momento, es que los hermanos le reclamaban a la víctima que les devolviera un televisor, pero creen que los agresores se pueden haber confundido.

Se confundieron 

“Aparentemente, lo que nosotros creemos es que hay una equivocación de personas en cuanto a las que llevaron al lugar porque no tenemos ningún tipo de información que nos lleve a analizar de que estas son las personas que sustrajeron los elementos”, sostuvo la fiscal, Camila Banfi, pero aclaró que de todas formas, aunque el robo hubiera ocurrido, no justifica el crimen de un menor de edad en el contexto de un hecho de “justicia por mano propia”.

Podría ser perpetua
Angel, Marcelo, Sebastián y Kevin Ibáñez fueron imputados ayer por privación ilegítima de la libertad agravada por haber sido cometida contra un menor de edad, por la pluralidad de partícipes y por la muerte de Alan Nahuelmilla, así como las lesiones graves causadas al sobreviviente B.G. La imputación es en carácter de coautores de esos delitos, lo que contempla una pena de prisión perpetua.

Varias horas de tormento

Según la fiscal, Marcelo Ibáñez llamaba por teléfono pidiendo más municiones calibre 45 con el fin de poder darles muerte, mientras registraron en video toda la agresión.
Todo ello ocurrió en un lapso de cuatro horas. Luego de ese tiempo y siendo alrededor de las 3 del domingo 15 de abril, los imputados se retiraron del lugar junto a Nahuelmilla, a quien por los restos de sangre encontrados en el lugar trasladaron desde Los Duraznos 1.650 hasta los predios de Los Duraznos y Miroglio donde viven Sebastián, Kevin y Angel Ibáñez, para arrastrarlo con un vehículo durante tres cuadras hasta el domicilio de su tío donde lo abandonaron.

Te puede gustar:  ¿La reforma beneficia o perjudica?

Al regresar al lugar, los imputados que aún mantenían a B.G. cautivo, continuaron golpeándolo hasta alrededor de las 8, cuando lo liberaron tras intimidarlo con disparos al aire para que no denunciara.
B.G. huyó hacia su domicilio desde donde fue trasladado al Hospital Regional para ser asistido de sus lesiones de carácter grave. Mientras, los familiares de Nahuelmilla que lo habían encontrado malherido en la calle, lo trasladaron al hospital donde ingresó con riesgo vital y falleció a las 17:30 del domingo por traumatismo grave de cráneo con hemorragia intracerebral a causa de los golpes recibidos.

 

Fuente: (El Patagónico).-

 

(Visited 36 times, 1 visits today)

¡Comparte esta noticia!

Comentarios

Comentarios