Lo que debés saber antes de ver “Yo soy Tonya”

¡Comparte esta noticia!


Yo soy Tonya (Crítica por Jorge Marchisio)


Tonya Harding no sabe vivir sin el patinaje. Y no porque fuera su pasión, sino que porque su madre desde pequeña, la sacó del colegio para que se dedique al 100% a dicha disciplina. Pero sin relaciones de amor, y sin educación, Tonya es una gran patinadora pero una perona bastante chocante y es por eso que nunca logra ser la cara del patinaje mundial. Lo que ella no sabe, es que está a punto de pasar a la fama por un hecho del que nadie se sentiría orgulloso.

Película entretenida si las hay, Yo soy Tonya era uno de los films con bastantes nominaciones en la reciente edición de los Oscar; y si bien logró llevarse una estatuilla, no por eso es menos recomendable que sus competidoras.

Hay dos factores claves para que Yo soy Tonya sea tan disfrutable. Una es la historia y como está contada, y la otra son las actuaciones de las dos actrices principales. Empecemos con ellas.

Margot Robbie vuelve a demostrar que hay una muy buena actriz debajo de esa mujer hermosa y sensual, y que solo necesita de directores que confíen en dichas capacidades y no solo la muestren por su belleza. En esta ocasión, compone una redneck de esas que en otras películas se hacen odiar, pero que en Yo soy Tonya logramos comprender y hasta empatizar con ella, debido a la falta de cariño y violencia (primero psicológica, después física) que sufrió a lo largo de su vida gracias a su pareja o a su madre. Madre interpretada por Allison Janney, quien con toda justicia se llevó el Oscar a Mejor Actriz de Reparto. Hacía tiempo que no veíamos a una mamá tan despreciable en el cine, y Janney se hace odiar desde el primero hasta el último de los minutos de metraje.

Te puede gustar:  Lo que debés saber antes de ver "Tully"

En cuanto a la historia, si bien es bastante lineal, veremos varios saltos temporales donde se nos cuenta que fue lo que marcó la vida de Tonya para que termine siendo así, y como todo desembocó en el trágico hecho por el cual ahora es famosa (para quienes no conocen la historia real, no les decimos nada, así se llevan una linda sorpresa). Quizás en lo único que esto juega en contra, es que algunos maquillajes de Tonya de adolescente se ven ridículos, cuando intentan hacer ver a una actriz de 27 años, de vida a una chica de 15…

Yo soy Tonya es una película muy divertida y recomendable, da igual si les gusta el patinaje o no, o si conocen la verdadera historia de Tonya Harding. Para disfrutar en el cine.

 

8/10

 

Crítica por Jorge Marchisio, redactor y propietario de locoxelcine.

 

(Visited 40 times, 1 visits today)

¡Comparte esta noticia!

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.