La nafta vuelve a subir porque le aumentaron los impuestos…

¡Comparte esta noticia!


El Ejecutivo confirmó que mañana entra en vigencia un incremento en el ITC. Los precios aumentarán alrededor de 1,3 por ciento. Rige un acuerdo para demorar el traslado a surtidores de la devaluación.

La nafta y el gasoil volverán a subir a partir de este viernes por la entrada en vigencia de un aumento en el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC), confirmaron fuentes oficiales.

La suba de la nafta rondará el 1,3 por ciento (alrededor de 40 centavos por litro), mientras que la del diésel será algo menor. Las petroleras trasladarán a precios la mayor carga impositiva inmediatamente, indicaron a TN.com.ar fuentes del sector. Con los nuevos precios, la nafta súper pasará los 28 pesos en la Ciudad de Buenos Aires.

Las petroleras más importantes y el Ministerio de Energía habían firmado un acuerdo para congelar los precios por sesenta días el pasado 8 de mayo. Sin embargo, fuentes oficiales aclararon que ese convenio comprendía postergar el traslado a precios de la suba del petróleo y la devaluación, pero no mencionaba cuestiones impositivas.

Según adelantó el portal especializado Econojournal, el viernes 1 de junio entra en vigencia la suba del ITC, del 6,7 por ciento. El impacto en precios rondará el 1,3 por ciento.

La reforma tributaria que el Congreso sancionó en diciembre comprendió cambios en el cálculo del ITC. Antes, el ITC se actualizaba automáticamente cada vez que las petroleras subían o bajaban los precios. La ley dispuso que el impuesto se actualice trimestralmente de acuerdo con la inflación. La norma se reglamentó en marzo, por lo que esta será la primera suba con el nuevo régimen impositivo, basada en el índice de precios de primer trimestre. El próximo aumento impositivo será el 1° de septiembre.

Fuente: TN

Fuentes del Ministerio de Hacienda explicaron que los aumentos del ITC están tipificados en la propia ley y que el Poder Ejecutivo no tiene potestad ni para modificar la actualización ni para diferirla. “No tenemos facultades para demorar la aplicación del ITC; el esquema está establecido por ley”, indicaron.

En un comunicado, la AFIP recordó que el cambio de metodología en el impuesto impidió un aumento mayor en los combustibles. “Hasta esta reforma, el impuesto se calculaba en base a un porcentaje sobre el precio de venta de los combustibles. Con este cambio en la metodología de cálculo se evitó que el aumento en el precio de los combustibles sea mayor, dado que el impuesto no aumentó a la par del incremento registrado en los últimos meses en el valor final del producto”, indicó el fisco.

El congelamiento de precios que acordaron el Gobierno y las empresas YPF, Axion y Shell (que concentran gran parte del mercado) diferirá por sesenta días subas adicionales en las naftas. Según las compañías, el mix de devaluación y suba del barril de crudo requerirá aumentar los precios prácticamente al ritmo de la suba del dólar a partir de julio. El Ejecutivo quiere que eso se haga de manera dosificada.

El 80 por ciento de los costos de las petroleras están dolarizados. El barril de crudo Brent -la referencia para el crudo local- cotiza en dólares y subió más de 25 por ciento en un año en el mundo. A eso se suma la apreciación del dólar contra el peso, del 25 por ciento con el último salto cambiario.

Días atrás, el director ejecutivo de la Federación de Expendedores del Centro del país (Fecac), Gabriel Bornoroni, dijo al diario La Voz que el primer incremento será del 12 por ciento y entrará en vigencia el 5 de julio. Luego, agregó, habría cinco subas mensuales más.

Las empresas esperaban que, como gesto, el Gobierno difiriera la actualización del ITC. Desde comienzos de año, el presidente de YPF, Miguel Ángel Gutiérrez, intenta convencer a la Casa Rosada de la necesidad de reducir la carga impositiva del sector para moderar los aumentos de precios. Siempre chocó con la oposición del ministro de Hacienda y ahora coordinador económico, Nicolás Dujovne, que considera que la incidencia en precios de esa medida sería menor a lo que impactaría en la recaudación y, por lo tanto, en el déficit fiscal.

La suba de la nafta agregará más presión a la inflación de junio, mientras el Gobierno intenta contener el traslado a precios de la devaluación en los bienes de consumo masivo. Las empresas que comercializan alimentos, elementos de higiene y otros le avisaron a la Secretaría de Comercio que las subas de mayo tuvieron que ver con los mayores costos de energía y salarios y que todavía no le cargaron al consumidor final el peso de sus insumos dolarizados.

(Visited 31 times, 1 visits today)

¡Comparte esta noticia!

Comentarios

Comentarios

Te puede gustar:  Revocan la domiciliaria a Milagro Sala y deberá volver a la cárcel